Friday, September 28, 2012

El viejo Tomás y la pequeña hada

Autor: Dominique Demers
Ilustrado por: Stéphane Poulin

El cuento presenta a un hombre viejo llamado Tomás, que toda su vida la ha pasado en el mar, ya que es pescador.  Sus experiencias de vida no han sido agradables, y pierde la motivación de salir a pescar. Piensa en la llegada de la muerte como un escape. Un día, en sus constantes visitas al mar, en la orilla de la playa, encuentra a una niña muy pequeña en mal estado, tirada en la arena. La niña estaba fría y su ropa hecha trapos, pero su corazón latía. Él había jurado, que nunca se acercaría a un humano pues le habían hecho mucho daño. Sin embargo, recoge a la niña y la lleva a su cabaña. La acuesta en una concha, y la arropa con tiras de tela. El viejo Tomás cuida de la niña  durante tres días y tres noches hasta que se recupera. Le llama “su pequeña hada”. El viejo Tomás, se ha transformado y  no siente deseos de morir. Tomás era otro hombre, estaba feliz. Volvió a pescar para traerle alimento a la niña. Una mañana mientras pescaba presiente que su pequeña hada corría peligro. Llega a su cabaña, y encuentra la niña desmayada en el suelo. Un perro salvaje la atacó y al tratar de defenderla es atacado por el perro. Ahora el viejo Tomás es quien está tirado en el suelo. La pequeña hada le ayuda a curar sus heridas, le da agua, y lo alimenta. Sabía que iba a morir. Estaba preparado, se sentía acompañado, se sentía contento. Tuvo fuerzas para llegar al mar, el mar lo recibe, y su pequeña hada desaparece como él. 

Actividades:
    1.  Crear un record de anécdotas, historias y recuerdos de los abuelos o de momentos compartidos en familia que conecte las generaciones pasadas con las presente. Preguntar si de esas anécdotas, historias y recuerdos se ha hecho mención de alguien que haya sido pescador, que haya ayudado a alguien que estuviese ahogándose en la playa, que haya salvado a alguien de la mordida de un perro o que haya muerto por ser tan viejo como Tomás.

    2. Crear un árbol familiar para que los miembros de las distintas generaciones: hijos, padres y abuelos compartan al buscar  juntos la información familiar. Invitar a los abuelos(as) al salón a que sean los guías en la presentación del árbol genealógico al grupo.

    3.  Programar un simulacro de seguridad y supervivencia con los niños(as) porque hay que estar preparado para lo inesperado. En situaciones de emergencia y otras situaciones no planificadas hay que practicar para tener claro lo que se debe hacer, por ejemplo: ¿Cómo debo comportarme ante el asecho de un perro? ¿Cómo ayudar en caso de que alguien presente signos de estar ahogándose?, ¿Cómo llamar al 911? y otras técnicas de primeros auxilios.


Referencia:

Demers, D. (2003). El viejo Tomás y la pequeña hada. España: Editorial Juventud, S.A.

No comments:

Post a Comment